Sobre Vasco de Quiroga

Vasco de Quiroga, pertenece a los fundadores del humanismo mexicano. Es un hombre excepcional por innumerables motivos.

Fue un acérrimo defensor de los derechos subjetivos de cada persona exigiendo que, a todos, pero en especial a los indios, se les proporcionara un trato digno e igualitario. Supo aprovechar las estructuras políticas, sociales y culturales de los pueblos originarios, logrando transformar la vida de cada persona y, por tanto, de la sociedad.

Sobresalió como diplomático, oidor, educador, legislador, urbanista y arquitecto. Fundó ciudades y los peculiares pueblos-hospital. Imbuido de un profundo humanismo, desarrolló una actividad incansable para hacer justicia con notable sabiduría. Fue pionero en el derecho en relación a los juicios orales, la epiqueya, la legislación agraria y laboral, la seguridad social, y un largo etcétera. Sobresale como promotor social y visionario emprendedor.

Como primer Obispo de Michoacán, supo trasmitir el cristianismo no como una teoría sino como una experiencia de vida que logró transformar a muchos miles de personas, a sus descendientes y a un buen número de diversos colectivos sociales, con frutos que, aún hoy en día, se alcanzan a percibir.

Es paradójico, sin embargo, que de Vasco de Quiroga conozcamos tan poco y, en ocasiones, de manera incompleta o errónea. Hay que conocer a Quiroga a través del mismo Quiroga.